Un día, Victor y Carol encontraron esta preciosa vista con su antigua casona asturiana y decidieron rehabilitarla para disfrutar del maravilloso paisaje que la rodea.

Consiguieron respetar sus muros de piedra y combinarlos con madera y pizarra. Fue entonces cuando decidieron dedicar su nombre a su pequeña Alba y lo llamaron

El Vallín de Alba